massobreloslunes: El mal vegetal

viernes, 18 de junio de 2010

El mal vegetal

Me llamo Marina y soy gazpacho-dependiente.

Además, me llamo Marina y no tengo batidora, y no me pienso comprar una hasta que cobre, que está la cosa muy mala.

Hace un par de años descubrí los gazpachos de bote del Mercadona. Alguien me acusó una vez de hacer publicidad de Hacendado en mi blog. Partiendo de la base de que es mi blog y le hago publicidad a quien me salga a mí del potorro, sí, lo confieso: amo a Mercadona y al señor Hacendado, a quien me imagino como un hombre gordo y sonriente vestido de potentado mexicano.

El gazpacho de bote es uno de sus productos más logrados. Vale que no es igual que el gazpacho que te hacía tu madre con hortalizas de la huerta en tus veranos en Nerja, justo antes de que te zambulleras en la piscina con el guapo vecino del quinto, pero asúmelo: ningún gazpacho será capaz de igualar a ese. Así que en los días granaínos en los que no había ganas de ponerse a batir verdura, los tetrabriks del Mercadona eran mi solución preferida. Además de que soy tan maniática que no me gusta el gazpacho natural si no es recién hecho (y tan poco maniática que me hincho de gazpacho de bote. Soy mis contradicciones, qué pasa).

¿Qué pasa? Que aquí en mi barrio no hay Mercadona. Vivir sin Mercadona es extraño y a veces difícil, sobre todo porque el Carrefour tiene algunos detalles que no me gustan un pelo. Para empezar, cambian los productos de sitio cada semana. Algunos los mantienen donde siempre y otros los van rulando por todo el supermercado. Eso me pone de los nervios. ¿Qué se creen, que no nos damos cuenta de que es una maniobra burda y barata para que demos vueltas buscando, un poner, el zumo, y se nos antoje comprarnos unos berberechos al pasar por el pasillo correspondiente? Qué bajeza moral. Mercadona copiará productos ajenos, sí, y estará destrozando la economía del pequeño comerciante de barrio, sí, pero NO cambia las cosas de sitio cada semana.

Otra de las tretas indignantes del Carrefour son sus ofertas malignas. ¿Por qué malignas? os preguntaréis. Una oferta es algo bueno, ¿no? Pues no, amiguitos. Porque ésa fue la treta que me atrapó. Que me atrapó en el mal vegetal.

Como os he dicho, no tengo batidora y quería mi dosis de gazpacho. ¿Hay algo mejor que llegar del trabajo, o de la playa, o de la calle, y servirse un vaso gigante de gazpacho fresquito? ¿Por qué hay gente viviendo en Dinamarca cuando podrían estar aquí bebiendo gazpacho? Total, que unos días después de instalarme en la Viña me fui al Carrefour dispuesta a descubrir nuevos horizontes en el gazpacho de bote (en adelante, GDB).

Panorama en la nevera de GDBs del Carrefour.

- Gapacho Alvalle: cinco euros el brik. ¿¿Perdona?? ¿¿¿¿Cinco euros???? De qué está hecho ese GDB, ¿¿de células madre?? Mira, aunque lo fabricara un abuelita tetrapléjica con los tomates biológicos de su huerta ampurdanesa, no me gastaría cinco euros en un gazpacho. Siguiente.

- Gazpachos Carrefour: un euro y pico el brik. Sí señor; mejoramos. Aunque en realidad yo querría que fueran marca Hacendado, con su alegre potentado mexicano sonriendo benévolo en algún despacho, pero no puede ser y hay que aceptar las pérdidas.

- Gazpacho La Huerta de Bertín. Pues resulta que Bertín Osborne tiene un molino de aceite y una huerta y se dedica a fabricar gazpacho y a poner su foto en el tetrabrik. Esto es verdad y no me lo estoy inventando. Así de pronto, comprarme un gazpacho con ese nombre vergonzante y con una foto de Bertín Osborne sonriéndome siniestra desde el paquete no me mola. Pero diré a mi favor que había leído un comentario positivo de este producto en un blog, y esto, unido a una oferta del mal de Carrefour (dos briks tres euros, creo recordar) me hizo decidirme. Iba yo para la caja tapando la cara de Bertín como quien compra porno, por cierto, pero bueno; me lo llevé y punto.

Maldigo ese día, ¡¡lo maldigo!! Resulta que Bertín hace un gazpacho riquísimo. Además, en el paquete te cuenta nosequé historia de que con su molino de aceite ecológico da de comer a los niños del tercer mundo. El gazpacho La Huerta de Bertín, por tanto, es un gazpacho delicioso y comprometido con el entorno. Así que cuál no sería mi sorpresa al ver que la gente malvada del Carrefour, además de cambiarme el gazpacho de sitio, también había retirado la oferta primigenia. Como un malvado camello que te ofrece tu primera dosis gratuita, ellos habían conseguido engancharme al suave sabor del gazpacho de Bertín y ahora no puedo vivir sin él.


Y espera a probar mi aceite. Muahahaha.

Tengo un problema, lectores. Los gazpachos marca Carrefour son una basura. El molino de aceite y los niños apadrinados por Bertín me echan de menos. Pero todavía no estoy preparada para gastarme tres euros en un gazpacho de bote.

Casi que termino antes comprándome una batidora.

9 comentarios:

  1. Belén Esteban y las sartenes, Carmen Martínez Bordiu
    con su orujo, y Bertín con el gazpacho! ¿Qué va a ser lo próximo? jajaja

    Por cierto, si te gusta cocinar, te encatará la "thermomix", el aparatejo sale por un pico, pero con ella hago el gazpacho en dos minutos!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. R* no estoy de acuerdo con lo de la thermomix. A mi me encanta cocinar, compartí piso con una chica que tenía su preciada thermomix, y la use bien poquito.

    La thermomix es para gente que no le guste cocinar.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me gusta cocinar y me gusta la thermomix. Eso es cuestión de gustos :D
    Si no la tuviera no podría hacer casi nada de lo que hago, porque me llevaría mucho más tiempo hacer las masas para tartas, empanadas, pizzas...picar hielo para sorbetes... Igual a lo que te refieres es a los platos elaborados: carnes, guisos...Ahí si prefiero mi olla o sartén.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me gusta conicinar, pero tengo la Cheff 2000 que también me quita trabajo. Y soy consumidora ocasional del Molino de Bertín, su aceite de oliva. Muy inrecomendable excepto para aliñar ensaladas y si está de oferta. A la primera fritada ya no sirve jamás. Ánimo con los tejemanejes domésticos ;) Un saludo Marina!!

    ResponderEliminar
  5. Marina: si tenemos ocasión este verano, te invitaremos al gazpacho que hace mi mujé. Te gustará.

    Un abrazo,

    Miguel

    ResponderEliminar
  6. R* y Caótica: yo creo que te puede gustar cocinar y utilizar la Thermomix. Aunque yo no sé si le vería mucha utilidad, porque me da la sensación de que sirve básicamente para preparar cosas que engordan, pero es verdad que queda todo muy bueno.

    Ayla: yo ya del aceite de Bertín paso, que bastante tengo con las cuatro o cinco variedades de virgen extra que hay en el Carrefour.

    Guarismo: a ver si es verdad lo de la invitación. La espero con impaciencia, que seguro que el gazpacho de tu mujé está mucho mejor que el de Bertín.

    Muchos besos para todos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  7. Lo he dicho antes y lo vuelvo a decir: ¡lo que me gustan tus historias! ¡Tú si que eres auténtica, Marina!

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias, dequesí. Me has subido el ánimo diez puntos hoy, por lo menos :)

    ResponderEliminar
  9. JAaaaaaaaaaaajajajajjajjajaja

    es que me parto!


    JAJAJAAJA

    que genia!

    ResponderEliminar